martes, 17 de diciembre de 2013

NUESTRO PASADO El tesoro de Los Villares

Aunque el entorno de Los Villares apenas si ha sido objeto de excavaciones arqueológicas realizadas de forma sistemática y científica, es conocido el hallazgo casual de interesantes vestigios que testifican la memorable antigüedad del pueblo. Uno de los más notables es el denomidado “Tesoro de Los Villares” sobre el que ofrecemos unas notas. La romántica fiebre por localizar “tesoros” propagada por toda España en la segunda mitad del siglo XIX, tuvo también su reflejo en Los Villares. Y fruto de ello fue la localización de los “tesoros”. El primero lo encontró de forma casual un grupo de niños, que capitaneados por José Medina Peinado, se ocupaban una tarde en la infantil tarea de buscar nidos en las alamedas que cubrían las orillas del río Eliche. Una tormenta que descargó la noche anterior había removido y alterado, con la impetuosa fuerza del aumento de caudal, el lecho y las márgenes del río. Andaban los zagales afanados en salvar el barrizal que se había formado en la zona conocida como Vega de Carcañales, cuando observaron entre la masa terriza del desprendimiento de tierras un objeto metálico. Era un recipiente de plomo al que la fuerza del agua había desencajado la tapa, que colgaba pendiente de la boca. Extraído, observaron que en su interior contenía monedas de oro, plata y cobre. Con la natural alegría ampliaron susindagaciones por el terreno circundante y pronto localizaron en el fondo de un chilanco formado al pie del lugar un montoncito de monedas, que evidentemente procedían del recipiente y que debieron caer allí cuando la fuerza del agua le desencajó la tapa. El recipiente era de forma cilíndrica, decorado con líneas incisas. Las monedas eran 800. El tesoro lo recogió la madre de José Medina, que obsequió con algunas monedas a determinadas amistades y compromisos y vendió la mayor parte de ellas al acaudalado coleccionista de Jaén D. Félix García García (1932-1922), que a la sazón era dueño de una magnífica colección numigmática. Previamente los mejores ejemplares del tesoro los compró para su colección el catedrático de la Universidad de Granada D. Eduardo del Castillo Lechaga. El cronista D. Alfredo Cazaban Laguna que examinó algunas de las escasas monedas que quedaron en el pueblo, opinaba que pertenecían al tipo “consular”. Más notable aún fue el “Tesoro” encontrado también de forma casual por Lorenzo García Higueras a orillas del río Eliche, en el paraje de la Vega del Canal. Consistía este tesoro en un cuenco de plata al que acompañaban un torques (collar o gargantilla) y una fíbula (hebilla a manera de imperdible), piezas ambas de plata, a lo que se añadía un puñado de monedas de oro, plata y bronce. Lorenzo García recogió aquel tesoro con suma discrecció y poco después lo vendió al anticuario granadino Antonio Vives Escudero, si bien para evitar que en aplicación de la ley entonces vigente sobre hallazgo fortuito de tesoros, tuviera que repartir su valor con el propietario de la finca donde lo encontró, falseó el lugar del hallazgo asegurado que lo había encontrado al labrar unos olivos de su propiedad sitos en el paraje de la Guindalera. El Sr. Vives Escudero era un anticuario experto y hábil que ya había comprado otros muchos tesoros en la provincia de Jaén, que luego ofrecía en venta a coleccionistas y museos. Y eso hizo con el tesoro encontrado en Los Villares. Desmembrado según su interés, la fíbula y las monedas -dicen que eran 1000 denarios- acabarían en ignorado paradero. Pero las dos piezas más notables las ofreció en venta al Museo Arqueológico Nacional que en 13 de septiembre de 1892 lo adquirió incorporándolo a sus colecciones. Las piezas fueron inventariadas con los números 18022 (cuenco) y 18023 (torques) y pasaron a exponerse en la Sala II, Sector 2o, Vitrina 25, formando parte de la denomidada “Sección de antigüedades egipcias y orientales, apartado de bronces griegos, etruscos y romanos”. El cuenco es de forma ovoidea, de 16 cms de diámetro y 9'4 cms de alto. El borde presenta una zona rota y abollada. En el fondo interior ofrece una cruz de brazos iguales labrada en oro y embutida en plata del cuenco. Se cataloga como una pieza ibérica. El torques tiene 16'5 cms de diámetro. De sección más ancha en el centro que en los bordes, está formado por un trenzado cuyos cabos se unen en los extremos. Unas presillas para facilitar el cierre, rematan ambos cabos. También en el Museo Arqueológico Nacional se expuso (Sala IV, vitrina exenta) una sortija de oro que se catalogaba como procedente de Los Villares, lo que ratifica la frecuencia de este tipo de hallazgos. Considerado coetáneo o similar a otros muchos tesoros localizados en la provincia de Jaén (Tesoros de Cástulo, el Centenillo, Chiclana, Iznatoraz, Mengíbar, Mogón, Santa Elena, Santiago de la Espada, Santisteban, Santo Tomé, Torres...) éste notable conjunto, conocido en los ámbitos arqueológicos como TESORO DE LOS VILLARES, ha sido objeto de diferentes estudios por parte de ilustres especialistas. El eminente D. Manuel Gómez Moreno y Martínez (1870-1970), que al parecer conoció las monedas que lo integraban, reseña en sus “Misceláneas” que este tesoro era coetáneo del de Azuel (Albacete) y que entre el millar de denarios había del tipo Bolscan, Conterbia,Aregrada y Duriasu. D. Juan Cabré y Aguiló (1882-1947), insigne arqueólogo siempre muy interesado por nuestro pasado, también se ocupó de él en su trabajo “Caracteres de la orfebrería hispánica”, publicado en Madrid en 1939. Otra cumplida referencia la dio Francisco Álvarez Osorio en su conocida obra “Tesoros españoles antiguos en el Museo Arqueológico Nacional” publicada en 1954. Aunque por las circunstancias ambientales y culturales de los años en que se localizaron los tesoros y su posterior vente y dispersión, es difícil y complicado su estudio y análisis y mucho menos centrar su contexto arqueológico, el TESORO DE LOS VILLARES que guarda el museo arqueológico nacional bien puede servir para advertir que los orígenes del pueblo van mucho más allá de su definitiva consolidación en el siglo XVI.


Nº14
Curso 99/00
Manuel López Pérez
Cronista Oficial de Los Villares

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada